You are currently browsing the tag archive for the ‘Italia’ tag.

En mayo de 2011 se convocó un concurso de ideas para la ejecución de un puente sobre el río Arno, en Figline Valdarno, pocos kilómetros al sur de Florencia (Italia). El mes pasado se conoció el fallo del Jurado. El equipo ganador está formado por el estudio florentino BF ingegneria y la empresa Acs ingegneri, radicada en Prato.

Su propuesta es un arco metálico, con tablero intermedio de 23,00 metros de ancho, y una luz entre apoyos del arco de 160 metros. La flecha en clave es de unos 30 metros, por lo que, en alzado, el arco tiene proporciones muy ortodoxas (relación flecha/luz de 1/5,33).

© BF ingegneria – Acs ingegneri. Todos los derechos reservados. En europaconcorsi.com.

El arco se configura mediante dos tubos circulares de acero y el tablero es mixto, con un cajón de acero y una losa superior de hormigón armado. La cimentación se resuelve mediante pilotes de hormigón armado de gran diámetro.

Siendo el tablero de planta curva, el diseño evita disponer un arco espacial, de compleja construcción, y resuelve el tablero con dos arcos laterales planos, inclinados hacia el interior en la clave, que se arriostran mutuamente a partir de una cierta altura, para garantizar su estabilidad fuera del propio plano.

Los arcos, evidentemente, no son simétricos, como en un puente recto, lo que, unido a la curvatura del tablero, le confiere a la estructura una expresividad y dinamismo interesantes.

© BF ingegneria – Acs ingegneri. Todos los derechos reservados.
En europaconcorsi.com.

Otra peculiaridad es la desviación de los pies de los arcos hacia el  interior, a partir de la riostra existente bajo el tablero. También es destacable la separación en planta de las aceras respecto el cuerpo central de circulación del tráfico, lo que alivia la zona de paseo y la revaloriza, con un coste relativamente reducido.

Todos estos elementos dan un cierto carácter orgánico al puente  y configuran una estructura de apariencia ligera, sin dejar de ser clásica.

© BF ingegneria – Acs ingegneri. Todos los derechos reservados. En europaconcorsi.com.

No obstante, cabe preguntarse una vez más si estos concursos no deberían aprovecharse (como muchas veces se pide en sus bases) para  ir un poco más allá de las soluciones estructurales tradicionales y establecer un diálogo con las  tendencias más innovadoras, y no estamos hablando de proyectos “icónicos”, sino de verdadero progreso estructural.

Porque es un hecho que cada vez presenta menos complicaciones la ejecución en taller de un arco espacial (nos referimos a aquél cuya directriz no está contenida en un plano).

Y ya hay ejemplos muy estimulantes, como el puente sobre el río Galindo (2007), en Bilbao, de Manterola, en el que premeditadamente  no se busca una forma antifunicular en planta y, a cambio, se dispone un atirantamiento lateral del arco para compensar la componente transversal de las péndolas; o la interesantísima pasarela de Ripshorst (1997), de Schlaich, en Oberhausen, ésta de tablero superior, y cuyo arco sí adopta la forma antifunicular de las cargas permanentes.

© Fck, consultoría estructural.

Incluso nosotros hemos propuesto para otro concurso un arco espacial antifunicular, de aspecto paradójico y no excesivo coste, que intenta reproducir (con luces medias) ese sutil bucle en el paisaje que es la pasarela Sackler (2005), que John Pawson construyó en los jardines de Kiew, a las afueras de Londres. Es un canto a esa indefinición (tan poco ingenieril) que suspende el tiempo, del camino en “S” (ya sabemos que el recto es el camino más corto, pero también el menos interesante), que parecen pedir a gritos muchos puentes peatonales.

Sobre puentes arco espaciales es altamente recomendable la tesis doctoral de Juan José Jorquera , dirigida por el propio Manterola, titulada:  Estudio del comportamiento resistente de los puentes de arco espaciales (2007).

También se echa de menos, en la solución adoptada, un mayor atrevimiento en el diseño de las riostras transversales entre arcos, por otro lado no siempre necesarias si  se consigue centrar la reacción de las péndolas. A este respecto, sí es transgresora la pasarela de Campo Volantín (1997), de Calatrava, en Bilbao, que, con un tablero de planta curva y una disposición transversal aparentemente caótica y claramente asimétrica de las pendolas, dispone un único arco plano inclinado, sabiamente atirantado frente al pandeo lateral por las propias péndolas.

Javier Parrondo

Estadísticas:

  • 22.673 visitas

Introduce tu dirección de e-mail para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 15 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: